• Lunes, 20 Marzo 2017 a las 15:26:00

USOS Y COSTUMBRES INDÍGENAS NO PUEDEN ESTAR SOBRE DERECHOS HUMANOS

Los usos y costumbres de ciertas comunidades indígenas con frecuencia son violatorios de los Derechos Humanos -en particular en agravio de niños, niñas y mujeres- y de la institucionalidad democrática. Para inhibir estas violaciones, el diputado Alberto Martínez Urincho propuso reformar los artículos 1 y 2 de la Constitución General de la República.

 

 

              Propone el diputado Alberto Martínez Urincho reformar la Constitución para proteger particularmente a niñas, niños y mujeres

              Reconoce la lucha de pueblos indígenas por sus derechos, pero aclara que han sido y deben ser por los derechos de todos sus integrantes

 

Los usos y costumbres de ciertas comunidades indígenas con frecuencia son violatorios de los Derechos Humanos -en particular en agravio de niños, niñas y mujeres- y de la institucionalidad democrática. Para inhibir estas violaciones, el diputado Alberto Martínez Urincho propuso reformar los artículos 1 y 2 de la Constitución General de la República.

 

Se trata de mantener el reconocimiento de los usos y costumbres (o derecho consuetudinario) de los pueblos indígenas sólo si se ajustan al respeto de los Derechos Humanos, así como a los principios y valores democráticos previstos en la propia Constitución y los tratados internacionales reconocidos por México.

 

En su iniciativa de reforma a la Carta Magna, el legislador advirtió que en ciertas comunidades indígenas, al amparo de los usos y costumbres, se permite la violencia contra las y los menores de edad con la finalidad de disciplinarlos o corregir su comportamiento.

 

Sin embargo, con ello se incurre en el delito de violencia familiar y se pasa por encima del interés superior de la niña, niño o adolescente previsto en la propia Constitución.

 

Señaló que, por otra parte, las mujeres viven inequidades y prácticas discriminatorias en relación con los hombres, pues a ellas se les considera familiar y comunitariamente como un complemento de ellos y sin vida propia.

 

Al creerse en muchas comunidades indígenas que la función social de la mujer sólo se justifica cuando se convierte en esposa y madre, evidentemente se ignora su verdadero valor e importancia, así como la de su participación en la familia, la comunidad y la sociedad.

 

Martínez Urincho apuntó que esto último repercute negativamente en el Estado Democrático de Derecho anhelado por los mexicanos, pues arguyendo “usos y costumbres” de los pueblos indígenas, a las mujeres se les niega el acceso al poder público, de modo que, por ejemplo, resulta imposible que lleguen a gobernar en numerosas localidades del país.

 

Más aún: “Las acciones u omisiones de funcionarios públicos condenan a un considerable porcentaje de mujeres indígenas a ver canceladas sus prerrogativas a votar y ser votadas, a participar en la vida pública con igualdad y a ejercer una ciudadanía plena, equitativa y libre de discriminación”.

 

El parlamentario federal perredista aclaró que con su propuesta de reforma constitucional se busca armonizar el derecho indígena y el derecho positivo del país, siempre en beneficio de las prerrogativas fundamentales del ser humano.

 

Reconoció que ése ha sido el espíritu de sucesivas luchas de los pueblos indígenas y de reformas constitucionales, especialmente a partir de 1992 con motivo de la conmemoración de los 500 años del descubrimiento de América, y de 1994 con motivo de la insurrección zapatista en Chiapas.

 

Aún cuando los gobiernos priistas se han negado a cumplir lo pactado para establecer una nueva relación entre el gobierno nacional y los pueblos indígenas a raíz de esas luchas, consideró necesario avanzar en el mismo sentido de hacer respetar los derechos de los pueblos indígenas, en particular los Derechos Humanos de todos sus integrantes.

 

Por ello no se debe soslayar “que hay ciertos sucesos del orden jurídico que ocurren en comunidades indígenas que resultan violatorios de los Derechos Humanos reconocidos por el Estado Mexicano” y eso debe cambiar, puntualizó.

 

CSGPPRD

--oo0oo--